“Después de la pandemia vendrá una época de desenfreno sexual y derroche económico”
Lo predice Nicholas Christakis, sociólogo, médico y profesor de la Universidad de Yale. Sostiene que, desde una mirada histórica, siempre ha habido un período de liberación al final de una peste.
Redacción Gallo
6 de abril de 2021
[Sassy_Social_Share]

Tal vez también te interese

Considerado por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo y por la revista Foreign Policy como uno de los 100 mejores pensadores globales, Nicholas Christakis es una voz respetada en el ambiente académico. Por eso sus proyecciones sobre los cambios sociales y el futuro de la humanidad tienen semejante resonancia. Christakis, sociólogo, médico y profesor de la Universidad de Yale, sostiene que, desde una mirada histórica, siempre ha habido un período de liberación al final de una pandemia. Sucedió en la década de los 20 del siglo pasado tras la pandemia de gripe española con “los años locos” y está convencido de que algo similar se desatará apenas termine la actual del coronavirus. En su nuevo libro, “Apollo’s arrow: the profound and enduring impact of coronavirus on the way we live” (La Flecha de Apolo: el impacto profundo y duradero del coronavirus en la forma en que vivimos), analiza los efectos de la pandemia en la sociedad desde una perspectiva histórica y anticipa lo que puede ocurrir en los próximos años.

-¿Nos sacan de esta crisis las vacunas?

-Las cosas van seguir mal por un tiempo. Inventamos una vacuna, que es algo milagroso, porque somos la primera generación de humanos que ha sido capaz de inventar, en tiempo real, una respuesta. Eso nunca había ocurrido en la historia. En apenas 10 meses logramos tener una vacuna. Sin embargo, aún hay que producir cientos de millones de dosis, distribuirlas y, aún más importante, persuadir a la gente para que se vacune. Al menos la mitad de la población debe vacunarse y eso tardará por lo menos un año o dos, no va a ocurrir más rápido. Mientras, el virus sigue propagándose.

-Por lo tanto, barbijos, lavado de manos constante y Zooms por mucho tiempo.

-Vamos a vivir de esta manera extraña en la que hemos vivido, con mascarillas y cierres, al menos todo el 2021. Después lograremos la inmunidad de grupo, ya sea de manera natural, porque el virus ha infectado a la suficiente cantidad de personas -con un gran costo humano-, o porque mucha gente se ha vacunado.

Nicholas Christakis, uno de los autores más seguidos en esta pandemia.

-Será una recuperación muy lenta.

-Sí, tendremos que recuperarnos de los efectos sociales, psicológicos y económicos. Millones de personas están sin empleo o han cerrado sus negocios. Muchos niños han interrumpido su aprendizaje en las escuelas. Y muchas personas estarán de luto. Superar todos estos problemas no será rápido.

-¿Esto es algo recurrente en otras pandemias a lo largo de la historia?

-Si miras la historia de las pandemias, remontándose miles de años, esto tomará tiempo. Pienso que la actual etapa en la que se encuentra la pandemia se extenderá al menos hasta fines de 2021, luego vendrá un período intermedio y alrededor del 2024 entraremos en la pospandemia.

-¿Y qué lecciones podemos aprender de esas otras pandemias?

-Hay muchas. La primera es reconocer que la manera en que vivimos ahora parece como antinatural, como si viviéramos en una época extraña, desconocida. Pero las pandemias no son nuevas para nuestra especie, son solo nuevas para nosotros. Pensamos que es loco, que es descabellado vivir en estos tiempos. Pero no lo es. Lo que pasa es que estamos vivos en un momento en que hay un evento que ocurre una vez cada cien años. Es importante no perder la perspectiva. Otra cosa es que, aunque el virus es realmente malo, ya que mata a cerca de un 1% de la población infectada, no es peor que otros. Podría estar matando al 10%, al 30% de los infectados. Podríamos estar enfrentando una peste bubónica a nivel global, porque no hay ninguna razón para que un virus solo mate al 1%. Por ejemplo, en la película Contagion, el virus mata a una de cada tres personas. Podríamos estar en ese escenario, pero no estamos.

¿Cuáles son los patrones que más se repiten durante las pandemias de acuerdo a sus investigaciones?

Los virus no son solamente un fenómeno biológico, son un fenómeno social. Todo lo que hemos visto en esta pandemia, como la muerte de trabajadores de la salud, ha ocurrido antes. Por ejemplo, en la plaga de Atenas en el 430 a.C., los doctores morían. Durante la plaga bubónica en 1347 las enfermeras, las monjas católicas que cuidaban a los enfermos morían, como está ocurriendo ahora. Otro patrón que se repite es culpar a otros por la pandemia. Los griegos, por ejemplo, pensaban que era culpa de los espartanos.

-Y mentiras….

Negación, mentiras, supersticiones, siempre han estado presentes. Lo mismo que la desinformación. Por ejemplo, todas esas ideas estúpidas que han circulado como inyectarse desinfectante, o que el virus es parte de una conspiración.

-También deja víctimas entre los sobrevivientes.

-Sí, otra característica de las pandemias es el dolor. La gente pierde a miembros de su familia, pierde el sustento, pierde su estilo de vida. Estos son tiempos de dolor. También existe una dimensión existencial. Cuando hay una pandemia, las personas buscan el sentido de sus vidas, piensan más sobre el significado moral de sus vidas.

Es natural, según Christakis, que el ser humano busque la diversión extrema después de convivir con la muerte como ocurre en esta pandemia.

– ¿Regresar a cero casos de coronavirus es imposible?

-No tenemos que llegar ni vamos a llegar a cero casos de coronavirus. Este virus estará con nosotros para siempre. Se convertirá en endémico. Podemos controlar la epidemia con nuestras vacunas y con nuestro comportamiento social, pero no erradicarla. El virus circulará y continuará causando contagios y muertos en el futuro.

-¿Y la vida normal, o tal y como era, volverá?

Depende de cómo definamos la vida normal. Cualquier pandemia, incluida esta, ve tres fases. La inmediata, cuando el virus está fresco, y ataca. La intermedia, cuando nos recuperamos del virus. Y la pospandémica. La intermedia va a seguir hasta el final del 2021 y el virus circulará hasta que haya lo que se llama la inmunidad de grupo, cuando cierto porcentaje de la población es inmune al virus, ya que, aunque no todo el mundo sea inmune, si vacunas al 96% de las personas de sarampión y hay un porcentaje que no se ha vacunado, no hay epidemia, porque esta persona no puede interactuar con ninguna otra a la que pueda transmitírsela.

-¿Eso pese a las nuevas variantes del Covid?

-Debemos conseguir al menos el 50% de vacunados a la actual variante antes de que la epidemia comience a decrecer. Lo de las variantes es siempre imprevisible. Pero se irán modificando las vacunas para hacer frente a esas nuevas cepas.

-¿El Covid se convertirá en endémico?

No necesariamente. Es seguro que en un año no todo estará bien. Luego conviviremos más tranquilamente con el Covid o lo que quede de él. Creo que el periodo intermedio será entre el 2022 y el 2023 para luego ver los locos años 20 del siglo XXI, aproximadamente en el 2024. Y es que la pandemia siempre acaba. Y veremos el otro lado de todo esto. Pero no en un año. Y más cuando hay varias de variantes y más problemas.

-Los felices años veinte nos dejaron el crack económico más grave de la historia, el ascenso del nazismo y más guerras. ¿Cree que se puede reproducir esa experiencia?

Yo creo que veremos unos locos años 20 cuando la pandemia acabe, porque las personas, durante los tiempos de plaga, se vuelven más religiosas, y lo estamos viendo ahora; las personas dejan de interactuar socialmente y se quedan en casa, y lo vemos; y dejan de gastar su dinero, la economía colapsa y las personas ahorran en caso de que algo malo pase o no hay dónde gastarlo porque la economía ha colapsado. Cuando la plaga pasa, se da la vuelta a todas estas tendencias. La religión declina. Las personas hacen un uso intensivo de las oportunidades sociales. Hay más sexo, por ejemplo, y más personas en restaurantes y en las calles. Y empiezan a gastar su dinero. Yo creo que todo eso pasará en unos pocos años y vamos a ver un florecimiento de las artes, los negocios, del emprendimiento… tras eso, que se repita lo que pasó hace cien años es difícil de decir. Puedo decir, al menos para EE.UU., que estamos tomando prestados trillones de dólares del futuro, así que vamos hacia una gigantesca deuda pública. Y, normalmente, cuando los países hacen eso, imprimir mucho dinero, luego hay inflación y…

-La historia se repite.

-Siempre es una sorpresa, para nosotros. Estamos en shock e indignados pero no es nuevo. Esto es de lo que las plagas están hechas, por miles de años. Pasa de forma periódica. Y por eso las historias de las plagas son parte de la tradición oral. La Biblia habla de las plagas. Homero habla de las plagas. Es un intento de transmitir el conocimiento a las futuras generaciones. Además, casualmente, esta plaga es menor. No es nada parecida a la plaga bubónica. Imagina que el coronavirus en vez de matar al 1% mata al 10%. O al 30%. No hay una razón por la que este virus no sea más mortífero. Podría serlo. Podríamos tener uno como la plaga bubónica en la Europa del siglo XXI así que en parte tenemos suerte. Cuando la plaga pasa, la religión declina, hay más sexo, y se empieza a gastar el dinero.

El profesor, Nicholas Christakis, una de las 100 personas más influyentes del mundo en este momento, según la revista Time.

-¿El Covid provocará cambios políticos profundos?

Cambiará algo, pero sin tener el impacto como el que tuvo en la Edad Media. Muchos expertos piensan que la plaga bubónica contribuyó a la Reforma, al auge del capitalismo y la emergencia de la ciencia moderna, y más, y la razón fue que las personas perdieron la fe en las autoridades. Las autoridades religiosas no pudieron parar la plaga. Tampoco las políticas. Las médicas y científicas tampoco. ‘Y si todas estas autoridades no saben qué está pasando…’, se oía. Ello contribuyó a muchos cambios en la historia de Europa. Este virus no es tan malo y el siglo XXI es diferente, pero hay algunos cambios que puede impulsar.

¿Cuáles?

Depende con qué efectividad respondan los gobiernos. Para encarar una amenaza colectiva necesitas una respuesta colectiva, que las personas trabajen juntas. Así que las acciones del gobierno, del Estado, siempre han sido necesarias para encarar las plagas, incluso para los atenienses hace siglos. Por lo que, si la acción estatal es efectiva, creo que puede llevar a un auge en la confianza de las políticas de izquierdas, toda vez, habitualmente, están más interesadas en potenciar el poder estatal que la derecha. Pero si el Estado es incompetente, creo que la confianza de la gente en la función del Estado declinará. Y si la gente ve que de forma mayoritaria los médicos y científicos aciertan, uno de los cambios que también veremos es un incremento en la confianza en el conocimiento científico, que puede ser importante en cómo encaramos otros retos, como el climático.

¿Vuelven los felices años 20?

Livin´ la Vida Loca

Livin´ la Vida Loca

Aglomeraciones en manada regadas de alcohol y drogas. Escenas que se repiten desde Miami hasta Pinamar y Madrid. ¿Es el comienzo de un regreso a los “felices años 20” del Charleston y el Gran Gatsby? ¿O es el trasfondo social de una incierta transformación científica y tecnológica? Lo que podemos aprender de esa década del siglo pasado.

No Results Found

The page you requested could not be found. Try refining your search, or use the navigation above to locate the post.