¿De dónde viene el Covid-19? Cinco misterios que aún quedan por resolver
Tras la investigación de la Organización Mundial de la Salud, siguen existiendo preguntas clave sobre cuándo, dónde y cómo empezó la pandemia.
Smriti Mallapaty -Nature
4 de marzo de 2021

Tal vez también te interese

¿Nos hizo la pandemia mejores ciudadanos?

Se mantiene la confianza en el entorno más cercano, pero crece la desconfianza hacia los vecinos y las instituciones políticas y sociales. También hay recelos hacia las empresas energéticas y los bancos.

Después de una misión de investigación de un mes de duración en China, un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga los orígenes de la pandemia de COVID-19 llegó a la conclusión de que el virus probablemente se originó en los murciélagos y pasó a las personas a través de un animal intermediario. Pero siguen existiendo preguntas fundamentales sobre cuándo, dónde y cómo el SARS-CoV-2 infectó por primera vez a las personas.

Mientras el equipo internacional de la OMS finaliza el informe de sus conclusiones, que se espera para la próxima semana, la revista especializada Nature obtuvo el testimonio de cuatro de los investigadores que integraron el equipo de la OMS. Estas son sus conclusiones y las preguntas que aún están sin respuesta:

¿Circulaba el virus en Wuhan antes de los primeros casos conocidos?

Para rastrear el origen del virus, es crucial determinar con exactitud cuándo se produjeron los primeros casos en seres humanos. El equipo de la OMS estableció que la primera persona conocida con COVID-19 fue un oficinista en Wuhan sin antecedentes de viajes recientes, que comenzó a mostrar síntomas el 8 de diciembre de 2019, explica Peter Ben Embarek, un científico de seguridad alimentaria de la OMS en Ginebra, Suiza, que dirigió la investigación. Pero es probable que el virus se estuviera propagando en la ciudad antes de eso, porque estaba bien establecido a finales de ese mes, agrega.

Peter Ben Embarek, del equipo de la OMS, presenta un diagrama sobre los posibles caminos que pudo haber seguido el virus para llegar hasta los humanos.

Sin embargo, las pruebas de una propagación anterior han sido esquivas. Los investigadores de China realizaron un amplio estudio de los informes de pacientes de los hospitales de Wuhan realizados entre octubre y diciembre de 2019, e identificaron a menos de 100 personas que tenían síntomas de COVID-19. A continuación, analizaron la sangre de 67 de esas personas en busca de anticuerpos generados por una infección pasada con el SARS-CoV-2, pero no encontraron ninguno. Esto sugiere que no hubo un gran grupo de infecciones antes de diciembre, o un pico inusual de muertes en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es la capital.

Sin embargo, Ben Embarek afirma que el análisis debería repetirse utilizando criterios de síntomas menos restrictivos, para asegurarse de que los investigadores detectaron todos los posibles casos de COVID-19.

Los científicos chinos también deberían buscar pruebas de infecciones anteriores en unas 200.000 muestras archivadas que se conservan actualmente en el Centro de Sangre de Wuhan y en otras regiones de China, afirma Dominic Dwyer, otro miembro del equipo y virólogo médico de New South Wales Health Pathology en Sidney, Australia. Esto mostraría si el virus se estaba propagando en la población general de China -no solo entre las personas que acudían a los centros de salud- antes de diciembre de 2019.

Algunos científicos que no participan en la investigación de la OMS ya han analizado muestras de bancos de sangre tomadas hasta un año antes de la pandemia, en Guangzhou, al sur de China. Se han encontrado virus, parientes cercanos del SARS-CoV-2, en murciélagos y pangolines en el sur de China. Algunas de las muestras dieron positivo a los anticuerpos contra el SARS-CoV-2, pero Ian Lipkin, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia en Nueva York, que trabajó en el análisis, dice que la prueba no fue lo suficientemente específica como para decir con seguridad que los anticuerpos no fueron causados por la infección con otros virus. “Hay mucho trabajo de laboratorio que hay que hacer y que no se ha hecho”, dice Lipkin, que también quiere saber si hay muestras de autopsias de antes de diciembre de 2019 que podrían estudiarse en busca de rastros de material genético viral.

Miembros del equipo de la OMS entrando a un laboratorio de Wuhan.

¿Se propagó el virus en personas fuera de China antes de diciembre de 2019?

Responder a esta pregunta también es clave para establecer la cronología de los primeros casos de COVID-19. Investigadores de diversos centros de investigación europeos informaron de que han encontrado anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en muestras tomadas en bancos de sangre a partir de noviembre de 2019.

Ben Embarek dice que esto no sugiere necesariamente que el virus se haya originado en Europa, pero apoya la idea de que se estaba propagando en Wuhan antes de los primeros casos conocidos. “Wuhan en ese momento era una ciudad internacional muy bien conectada con vuelos directos a todo el planeta a diario. Así que si estaba circulando en Wuhan, podría haberse llevado fácilmente a otras partes del mundo a través de los viajeros, y volver a circular, sin ser detectado, en diferentes regiones”, afirma.

Aun así, recomienda que se vuelvan a analizar las muestras de sangre procedentes de Europa para confirmar que indican casos de COVID-19. Algunas de ellas, procedentes de Italia y Francia, ya están siendo reanalizadas, afirma.

¿Cuál fue el papel del mercado de Huanan?

No se ha identificado el animal intermediario que transmitió el virus de los murciélagos a las personas, pero los investigadores creen que podría tratarse de una especie salvaje que se vende como alimento en los “mercados húmedos”, que suelen vender animales vivos. Al principio de la pandemia, los investigadores se centraron en el mercado de mariscos de Huanan, en Wuhan, porque vendía animales frescos y congelados y muchos de los primeros contagios se produjeron en personas que lo habían visitado. Pero la pista se enfrió cuando se encontraron otros casos tempranos que no estaban asociados con el mercado. Se identificó material vírico en los desagües y las aguas residuales del mercado, pero no se encontró ninguno en los cadáveres de los animales.

Animales ofrecidos en el mercado de Huanan antes de la pandemia.

Aun así, el mercado es el único lugar donde un gran número de personas infectadas al principio del brote estuvieron expuestas a la carne y los animales. Es importante establecer cómo llegó el virus al mercado y si estaba en un animal, dice el miembro del equipo de la OMS Hung Nguyen-Viet, investigador de medio ambiente y seguridad alimentaria del Instituto Internacional de Investigación Pecuaria de Nairobi.

Nguyen-Viet afirma que el equipo identificó diez puestos de venta de animales salvajes o de granja que podrían haber llevado el virus al mercado desde establecimientos agropecuarios del sur de China. Algunos animales silvestres que se venden para carne, como los conejos y los hurones tejones, son susceptibles de contraer el SARS-CoV-2 o el virus relacionado que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

Peter Daszak, que también formó parte del equipo de la OMS y es presidente de la organización de investigación Ecohealth Alliance, con sede en Nueva York, afirma que hay que investigar las granjas para ver si hubo infecciones en los animales o entre los trabajadores. También quiere saber qué animales se vendieron en otros mercados de Wuhan. Cuando el equipo entrevistó a la primera persona que se sabe que tiene COVID-19, mencionó que sus padres habían visitado un mercado húmedo de la comunidad local, dice Daszak.


Imagen de microscopio electrónico de barrido de SARS-CoV-2 (objetos dorados redondos) emergiendo de la superficie de las células cultivadas en el laboratorio.

¿Tuvo la carne congelada de animales salvajes algún papel en la propagación temprana del virus?

El equipo de la OMS llegó a la conclusión de que lo más probable es que el virus pasara de los animales vivos a las personas, pero Ben Embarek dice que es posible que el virus entrara en el mercado de Huanan a través de animales salvajes congelados infectados procedentes de granjas del sur de China, y que luego desencadenara el brote. Daszak se pregunta si los hurones congelados que se vendían en el mercado podían ser portadores del virus. “Se trataba de cadáveres desollados en el mercado, no de simples cubos de carne en un paquete de plástico”, afirma.

Aunque los investigadores de China también han aislado el ARN vírico de los envases del pescado congelado importado, Ben Embarek dice que el equipo de la OMS concluyó que no era probable que estos productos fueran la ruta de la primera llegada del virus a Wuhan.

Lipkin dice que no hay pruebas de que el virus haya entrado en el mercado a través de animales salvajes congelados infectados. Podría haber llegado fácilmente a través de personas infectadas que manipularan animales salvajes, afirma.

El equipo de científicos de la OMS trabajando dentro del ahora cerrado “mercado húmedo” de Huanan.

¿Circulaba el virus en animales en China antes de la pandemia?

Para determinar qué animal transmitió el virus a las personas, los investigadores tienen que encontrar pruebas del virus en esa especie. Los investigadores de China analizaron unos 30.000 animales salvajes, de granja y domésticos en 2019 y 2020, pero no encontraron pruebas de infección activa o pasada por el SARS-CoV-2, excepto en algunos gatos en Wuhan en marzo de 2020.

Sin embargo, Ben Embarek dice que estas encuestas no eran representativas de la población animal en general de China, y que muchos más animales deben ser analizados para detectar rastros de infección, particularmente en las granjas de animales silvestres. “La cantidad de pruebas que se han realizado no es suficiente para decir, de ninguna manera, que las granjas de animales salvajes no eran portadoras del virus”, dice Daszak.

La forma explosiva en que se produjo el brote en Wuhan en diciembre sugiere que el virus se introdujo probablemente una vez, a través del comercio de animales salvajes, asegura Daszak. Y agrega que las pruebas futuras deberían centrarse en los animales salvajes de granja.

Académico