La primera tarjeta de Navidad
Causó un escándalo cuando salió en 1843, en plena Era Victoriana. Impuso la frase de saludo que aún seguimos usando: "Feliz Navidad y próspero Año Nuevo para ti".
Redacción Gallo
18 de diciembre de 2020

Tal vez también te interese

Homo absortus, Homo digitalis u Homo sapiens sapiens

Tenemos que repensar nuestra forma de ser y estar en el mundo y actuar en consecuencia para cambiarlo, imponiendo un nuevo modelo de sociedad global. Es eso o correr el riesgo de extinguirnos como especie.

La primera tarjeta de Navidad impresa comercialmente escandalizó tanto a la sociedad victoriana de Londres que tomó tres años antes de que se produjera otra. Fue en 1843 y mostraba a una familia brindando con vino tinto, incluidos los niños.

Eso no le sentó bien a la puritana Sociedad de la Templanza. Para los abstemios -y había muchos de ellos en el siglo XIX- las imágenes incluían demasiada alegría navideña: en primer plano, una joven es fotografiada tomando un sorbo del vaso de un adulto.

“Estaban bastante angustiados de que en esta escandalosa imagen tuvieran a los niños brindando con un vaso de vino junto con los adultos. Hicieron una campaña para censurarla y suprimirla”, dijo Justin Schiller, fundador de Battledore, un comerciante de libros antiguos con sede en Kingston, Nueva York, que está vendiendo el ejemplar.

También fue la primera tarjeta en utilizar la frase que sigue vigente hasta hoy al expresar nuestros deseos en esta época del año: “Feliz Navidad y próspero año nuevo para ti”.

Se cree que la litografía coloreada a mano fue una primera muestra para el vendedor. Sólo se imprimieron 1.000 copias y se vendieron por un chelín cada una. De acuerdo a las investigaciones de historiadores, esta primera tarjeta fue enviado desde Londres por un hijo a sus padres que vivían en un pueblo cercano a Birmingham.

La tarjeta original y el certificado de autenticidad.

La tarjeta fue diseñada por el pintor e ilustrador John Callcott Horsley por sugerencia de Sir Henry Cole, funcionario británico e inventor que fundó el Museo Victoria y Alberto de Londres. A Cole se le atribuye el inicio de la tradición de enviar tarjetas de Navidad. Se cree que salió a la venta la misma semana de diciembre de 1843 en que se publicó por primera vez “Un Cuento de Navidad” de Charles Dickens.

Dickens y Cole trabajaron al mismo tiempo, sin conocerse, dando forma a lo que se convertiría en una tradición popular en todo el mundo. “Este fue un año muy importante para el desarrollo de la Navidad moderna. La tarjeta o el mensaje de saludo son una parte significativa de este festejo. Y “Un cuento…” es una historia que terminó dando forma a los símbolos que aún tenemos para las fiestas de fin de año”, explica la conservadora del museo Dickens, Louisa Price.

“Dickens entendió que la Era Industrial había cambiado las costumbres y que existía una nueva clase con poder adquisitivo que quería continuar con las antiguas tradiciones, pero dándoles un brillo especial. Eso significaba que había un mercado para los libros como regalos de Navidad”, dice Simon Eliot, curador del museo y especialista en libros del siglo XIX.

La tarjeta original, se vende en línea a través de un consorcio dirigido por Marvin Getman, un comerciante de libros raros y manuscritos con sede en Boston. La casa de subastas Christie’s de Londres también tiene un ejemplar y el rematador a cargo dice que espera que el artículo se venda a una suma de entre 5.000 y 8.000 libras esterlinas (6.725 a 10.800 dólares).

La exposición, “Beautiful Books: Dickens y el negocio de la Navidad”, se puede ver en el museo que funciona en la antigua casa del novelista en Londres hasta el 19 de abril de 2021.

Art&Lit

Lo que tenés que leer

Lo que tenés que leer

Los títulos editados en 2020 que no podés dejar para otro momento. Antes de que comience la temporada de publicaciones de marzo 2021, estos libros tienen que estar dando vuelta por tu cerebro. La selección de Ezequiel Martínez, editor de Art&Lit.