Hay Festival, en busca de un renacimiento
Desde que se inició hace 34 años en el pequeño pueblo galés de Hay-on-Wye, este encuentro cultural se convirtió en un gran conversatorio mundial sobre literatura, artes, ciencia y tendencias sociales. Tiene sedes móviles alrededor del planeta.
Sheila Cremaschi - Rev. Telos
21 de octubre de 2021

Tal vez también te interese

Morir por una foto

Somos la imagen y la circunstancia. Elegimos fotografiarnos aunque en ello se nos vaya la vida. El peligro, el riesgo implícito es parte del placer junto con la anticipación de la recompensa de los 5 minutos de fama.

La autora, María Sheila Cremaschi, es argentina radicada en España. Dirige desde hace 15 años la edición del Hay Festival en España que cada septiembre se realiza en Segovia. Fue condecorada por la reina Isabel II de Inglaterra con la Orden del Imperio Británico, en 2013, que antes habían recibido Victoria Ocampo y Jorge Luis Borges. El rey de España le otorgó en 2015 la Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Y el año pasado ganó el Premio Princesa de Asturias. En Buenos Aires creó y dirigió la agenda cultural del Café Mozart.

Ilustración: Ajo Galván / Revista Telos

Una ventana al mundo. Desde que se inauguró, hace 34 años, en la pequeña localidad galesa de Hay-on-Wye, el lema del Hay Festival no ha cambiado. El mundo, sin embargo, sí ha cambiado mucho en este tiempo. Y en sus propuestas, en sus perspectivas, en su mirada, el festival ha cambiado también con el mundo. Le ha acompañado. Ha reflexionado sobre él. Modestamente, ha querido contribuir con su ventana abierta a que ese cambio fuera siempre a mejor, a favor del ser humano.

El Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades de 2020, concedido al Hay Festival Global, es una representación de la experiencia Hay en todo el mundo y ha venido a visualizar un poco más este empeño. Las inquietudes de sus creadores de aquel pueblecito británico de poco más de 1.800 habitantes se han convertido en un gran conversatorio mundial sobre literatura, artes, ciencia y tendencias sociales, hoy con referencias mundialmente reconocidas como las de Segovia, en España; Cartagena de Indias, en Colombia; Querétaro, en México, o Arequipa, en Perú. Una geografía múltiple para un mismo concepto de diálogo global, en las fronteras de nuestra civilización. “El festival —decía el periódico El País en 2012— es un viaje iniciático al conocimiento, al debate, al intercambio de ideas, a la construcción de un espacio público civilizado. El Hay Festival de Segovia es una experiencia intelectual excitante y un intento de crear una red mundial de debates”.

El Hay Festival de Segovia vuelve a combinar la presencialidad con el streaming con los ojos bien abiertos para observar hacia dónde va hoy nuestro viejo mundo. Y para pensar sobre todo hacia dónde queremos llevarlo

El festival se realiza desde hace 15 años en Segovia y atrae un público de toda Europa en busca de la cultura hispana.

En este sentido, el año 2020 ha supuesto para el Hay Segovia1 un pequeño hito en su camino hacia el reconocimiento. Pero también, y sobre todo, la experiencia de celebrar una nueva edición del festival en pleno momento de incidencia de la pandemia supuso para todos —organizadores, patrocinadores, ponentes, colaboradores— un auténtico reto. El mundo entero giraba y avanzaba entonces de manera impredecible, y el festival se vio obligado a tomar posiciones. Sin renunciar al encuentro físico, personal, con los límites y en las condiciones que nos permitían las restricciones sanitarias, el auxilio de las nuevas tecnologías nos permitió dar un paso más. Mientras, globalmente, la experiencia digital resultó ser enriquecedora, con nuevas iniciativas como el lanzamiento de pódcast en español y en inglés, la incorporación a la red de las películas Imagina el mundo o la serie de preguntas y respuestas en vivo sobre el libro del mes. Además de la posibilidad de descargarse las conversaciones de este y de los anteriores festivales a través del Hay player… Las audiencias se dispararon y el mensaje del Hay llegó a lugares del mundo donde nunca antes lo había hecho, con un resultado sorprendente.

La convocatoria del Hay Festival de Segovia 2021 nos llega, ahora, de una manera distinta. Con la esperanza de las vacunas y la fe en la recuperación. Pero también con la conciencia de que, después de una experiencia como esta, el ser humano necesariamente ya no puede ser el mismo. Tras la pandemia, el hombre ha de renacer. Ha de buscar lo mejor de sí para trascender y trascenderse. Y en el enfoque de este renacimiento imprescindible hemos querido situarnos con pie firme, y con el apoyo incondicional de su consistorio, en Segovia. En esa joya que es Patrimonio de la Humanidad. Con los ojos bien abiertos para observar, a través de la ventana del Hay, hacia dónde va hoy nuestro viejo mundo. Y para pensar sobre todo hacia dónde queremos llevarlo. Y en la búsqueda de respuestas, una vez más, nos encontramos con los dos aliados más poderosos que existen para el renacer. Por una parte, nosotros mismos, es decir, nuestro conocimiento: el contenido que, a través de la ciencia y la tecnología, del arte y la cultura, y de la creatividad, pretendemos dar a nuestro nuevo modo de ser y de estar sobre el planeta. Por otra, la naturaleza: esa tierra que nos conforma, de la que formamos parte ineludible, y en cuyo sostenimiento está sin duda la única garantía de nuestro propio sostenimiento. Tanto monta.

Así que, en el año del renacimiento, la experiencia del Hay de Segovia volverá a ser fundamentalmente una experiencia vívida, presencial, pero con la nueva dimensión que le dará al festival emitir sus sesiones en streaming, compartiéndolas con millones de personas al mismo tiempo. Una apuesta por la recuperación del diálogo y del contacto con la naturaleza y, al mismo tiempo, por la superación de nuevos retos a través de las últimas tecnologías. La proyección de lo que somos en el sueño de lo que queremos ser. La búsqueda de nuevas fronteras para el conocimiento, para el arte, para el propio ser humano, pero sin perder nunca la raíz.

Por eso, entre el pensar, el hablar y el compartir, la propuesta del Hay de este año comienza, como todos los años, con un foco principal en la escritura. En esos grandes autores de la literatura universal que este año hemos traído a nuestros Diálogos con la tierra, con nombres como los de John Boyne, Bernardine Evaristo, Niklas Natt och Dag, Pallavi Aiyar, Gonçalo Tavares, Douglas Stuart, Mathias Énard, Mererid Hopwood, José Luis Peixoto, Ana Blandiana, Héctor Abad Faciolince o Andri Snær Magnason, que compartirán espacio y pensamiento con arquitectos como Shigeru Ban, cineastas como Rodrigo Cortés o Fernando Trueba, deportistas como Garazi Sánchez, diseñadores como Ágatha Ruiz de la Prada, expertos en economía o en digitalización como Heba Salama y Francesca Bria, académicos como António Filipe Pimentel, coleccionistas y conservacionistas de cítricos como Vicente Todolí y jardineros como Álvaro de la Rosa. Un camino que buscará también grandes nombres de la literatura en español, con firmas como las de Luis Landero, Eva García Sáenz de Urturi, María Dueñas, César Antonio Molina, Julia Navarro, Nuria Barrios, Javier Sierra, Santiago Beruete, Carme Riera, Najat El Hachmi, Angélica Tanarro, Karina Sainz Borgo, Antonio Colinas, Carlos Aganzo, Diego Doncel, Mario Obrero, Antonio Lucas, Manuel Jabois, entre otros. Y que avanzará aún más hasta tocar el territorio infinito de Castilla y León, con una nueva experiencia que amplía la cita del Hay segoviano por espacios patrimoniales y paisajísticos de la región castellana y leonesa, viajando por las provincias de Soria, Burgos, León, Valladolid…

Después de una experiencia como esta, el ser humano necesariamente ya no puede ser el mismo

A todo ello hay que añadir las exposiciones de la fotoperiodista palestina Maysun Abu-Khdeir, con su acercamiento visual al conflicto árabe-israelí, o la del artista francés Joanie Lemercier, donde la belleza deslumbrante de la montaña y el algoritmo se encuentran para crear una prodigiosa obra de arte. Esta propuesta expositiva radicalmente novedosa llegará a Segovia de la mano del Banco Sabadell y de la Fundación Telefónica quien también seguirá sumando enteros en este diálogo enriquecedor entre tecnología, cultura y naturaleza con el encuentro Creatividad en el ecosistema digital. O el novedoso programa de la Junta de Castilla y León Redes que crean riqueza, inspirado en el Book Mark, del Festival de Jaipur, donde profesionales del mundo de la cultura y del libro intercambiarán sus experiencias en busca de sinergias.

Ningún renacimiento es posible sin la renovación del vínculo esencial entre la tierra y el hombre. Tampoco entre el vínculo del hombre consigo mismo. De un modo extraordinario, el mensaje del Hay Festival de Segovia entronca también con los principios de lo que se ha dado en llamar la “Nueva Bauhaus Europea”, una encrucijada entre el arte, la cultura, la inclusión social, la ciencia y la tecnología para fomentar un futuro bello y sostenible. “Quiero que NextGeneration UE ponga en marcha una ola europea de renovación y convierta nuestra Unión en líder de la economía circular. Pero no se trata solo de un proyecto medioambiental y económico; tiene que ser, además, un nuevo proyecto cultural para Europa”, ha dicho recientemente la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

En el centro de ese compromiso europeo se encuentra también el Hay de Segovia. Cultura, civilización, sostenibilidad, valores democráticos y de convivencia, creatividad para un futuro inspirador.

“Hay muchos festivales literarios en estos días, pero no todos son iguales. Los principales eventos pueden ser similares, con autores famosos promocionando sus últimos libros, pero son los eventos más pequeños en el programa los que realmente dan a un festival su carácter, y muchas veces resultan los más memorables”, ha escrito sobre el Hay Festival de Segovia el Daily Telegraph. Sobre las grandes ideas y los grandes nombres, en el trenzado de esta letra menuda, en ocasiones hasta el mismo ras de tierra, está la verdadera esencia del festival segoviano. El trazo con el que queremos escribir, después de tantos paréntesis, la letra de un nuevo renacer. El contrato de un futuro que vuelva a ser humano. Que consiga ser, tal vez, más humano que nunca.

Hay Segovia 2021: Artes y arquitectura

ASÍ ES LA EDICIÓN DEL FESTIVAL EN 2021

Hay Segovia 2021: Artes y arquitectura Las artes, y en especial la arquitectura, cobran una vital importancia en la decimosexta edición del Hay Festival Segovia en 2021. El evento cultural repite en su primera fecha tras la pandemia los eventos físicos con su versión digital estrenada en el confinamiento. Hay Segovia comparte objetivos con la Nueva Bauhaus, iniciativa de la Unión Europea para diseñar nuevas maneras de vivir incorporando arte, cultura, inclusión social, ciencia y tecnología para construir un futuro sostenible e inclusivo. Así, entre los invitados de este año destacan el arquitecto Shigeru Ban, los artistas Maysun y Joanie Lemercier, el jardinero Álvaro de la Rosa y el conservacionista Vicente Todolí. Junto a ellos, escritores como John Boyne, María Dueñas, Héctor Abad Faciolince, Mathias Énard, Julia Navarro, Andri Snær Magnason, Bernardine Evaristo, Carme Riera, César Antonio Molina, Nuria Barrios, Javier Sierra, Luis Landero, Pallavi Aiyar,… Sobresalen, a su vez, los cineastas Rodrigo Cortés y Fernando Trueba y la poeta Mererid Hopwood. Toda la información en: www.hayfestival.com

Art&Lit

Morir por una foto

Morir por una foto

Somos la imagen y la circunstancia. Elegimos fotografiarnos aunque en ello se nos vaya la vida. El peligro, el riesgo implícito es parte del placer junto con la anticipación de la recompensa de los 5 minutos de fama.